menú de servicios

› productividad agrícola

- Tecnologías limpias

- uso sustentable de suelos y

aguas

- Agroindustria,

agroexportación

- bpa / gpa / BPm / gmp /

globalgap

› sustentabilidad ambiental

- Agroecología

- certificación de cultivos

› responsabilidad social

- Impacto en los negocios

agroindustriales

- Mediciones e indicadores

- desarrollo de mercados y

productos sostenibles

› AGROTURISMO - ecoturismo

- Planificación de unidades

de paisaje

- restauración ecológica

- ordenamiento de recursos

naturales

› administración de

agronegocios

- Planeación estratégica

- acceso a mercados

- investigación y estrategias

- agromarketing

› desarrollo rural

- agrícola, social y cultural

- ASOCIATIVIDAD

- capacitación

› libro virtual

● ● ●

TEMAS de interés

INVERNADEROS

MICROTÚNELES

ACOLCHAMIENTO DE SUELOS

AGROEXPORTACIÓN

AGROINDUSTRIA

AGROTURISMO

ECOTURISMO

agricultura

AGRICULTURA URBANA

ASOCIATIVIDAD

BUENAS PRÁCTICAS AGRÍCOLAS

GAP

CAPACITACIÓN

CRISIS ALIMENTARIA

DESARROLLO RURAL

FORRAJE VERDE HIDROPÓNICO

FVH

GERMINACIÓN PROTEGIDA

GESTIÓN EMPRESARIAL

PRODUCTIVIDAD

PROYECTOS

recursos hídricos

RESPONSABILIDAD SOCIAL

sistemas de riego

tecnologías limpias

● ● ●

Transferencia de tecnología

UNIVERSIDADES

INSTITUTOS

COLEGIOS

INVESTIGACIONES

CULTIVOS

HUERTOS

● ● ●

DESARROLLO RURAL

ALCALDÍAS

COMUNIDADES

GOBIERNOS

● ● ●

consultoría

ASOCIACIONES

COOPERATIVAS

GREMIOS

ONG'S

MICROEMPRESARIOS

EMPRESARIOS

CULTIVOS PROTEGIDOS

Manejo de plagas y

enfermedades MIPE

RESCATE DE ESPECIES

SOSTENIBILIDAD

:: BLOG

 

Capítulo

TOMATE - INVERNADEROS

 

 

Estudio

"PRODUCTIVIDAD AGRÍCOLA Y COMPETITIVIDAD AGROINDUSTRIAL”

 

(ESPECIE 2 de 4)

 

Las otras 3 especies: MAÍZ (Mayo), FRÍJOL (julio), YUCA  (Agosto)

 

Esta versión corresponde a la información Colombia. Si usted está en otro país, solicite que le enviemos, sin costo, en archivo PDF la versión correspondiente:

México, Centro América y Caribe, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La improvisación, con sus severas y costosas consecuencias ambientales, sociales y económicas, se ha convertido en la norma común de los cultivadores de tomate. Son pocos los invernaderos destinados al cultivo de esta especie construidos al amparo del necesario estudio técnico de ambientación climática.

 

Grandes extensiones de invernaderos sin ningún fundamento técnico-climático, muchos de ellos abandonados, dan testimonio de este grave error, muy común y nocivo. La oportunidad de que se aproveche esta tecnología tan buena y tan útil, se está poniendo en alto riesgo. Tanto emprendimientos privados, como acciones públicas muy bien intencionadas  incurren este grave yerro.

 

Muchas entidades públicas (Alcaldías, Secretarías de Agricultura, etc.) gestionan recursos para que los agricultores construyan sus invernaderos, sin prever que la falta de conocimiento de éstos conduce a un seguro fracaso. Construyen un cobertizo con plástico, pero por falta de conocimiento, éste termina constituyéndose en caldo de cultivo para el desarrollo de plagas y enfermedades.

 

Temperaturas elevadas o aperturas que permiten el acceso a heladas o neblinas; humedad relativa excesiva generan el ambiente adverso para el desarrollo de las plantas, afectan su sanidad, germinan  las esporas de patógenos y se propagan las plagas. El fracaso se convierte en boomerang que afecta a los bien intencionados funcionarios y se frustra su buen propósito de crear riqueza e impulsar el dinamismo económico local.

 

Son diversas las creencias sobre lo que es un invernadero, qué función cumple, cuál es su objetivo, pero generalmente muy alejadas de la realidad. Algunas personas creen que se utiliza para evitar que la lluvia moje los cultivos, otras consideran que se usa para generar calor a las plantas, hay también quienes opinan que el invernadero es una protección para evitar que las plagas entren a la plantación. Ninguno de estos conceptos está en lo cierto.

 

Definición de Invernadero.-

 

“Invernadero es un espacio con las características apropiadas para administrar el microclima adecuado para el óptimo desarrollo de una plantación específica, por lo tanto, partiendo del estudio técnico de ambientación climática, deben obtenerse en él, la temperatura, humedad relativa y ventilación apropiadas que permitan alcanzar total sanidad, alta productividad, a bajo costo, en menos tiempo, sin daño ambiental, protegiéndose de las lluvias, el granizo, las heladas o los excesos de viento que pudieran perjudicar un cultivo.”.

 

Sin embargo, como lo dijimos en líneas anteriores, muchísimos invernaderos tanto de madera o guadua, como de metal o mixtos, que forman parte de las miles de hectáreas cultivadas para propósito Tomatero en América Latina, carecen de esas características fundamentales. 

 

Para citar un ejemplo de esta práctica incluyo el texto literal de los emails que cruzamos con una persona que consultó nuestro sitio web:

 

En Agosto 15/11 escribió lo siguiente:

“Tengo una finquita ubicada en la autopista Bogotá Medellín y estoy interesado en la siembra de tomate en invernadero, agradezco su ayuda para saber si puedo sembrar en un galpón de teja de zinc cambiándola por plástico”

  

Respuesta del Técnico de T. P. AGRO:

“Solo puedo expresarle un NO Rotundo. No lo haga porque perderá mucho dinero y tendrá muchos problemas. El tomate es una planta muy exigente de bastante luz para producir las flores y cuajar los frutos. La falta de luz solo traería como consecuencia, debilitamiento de las plantas que las haría presas de plagas y enfermedades”.

 

En Diciembre 5/11escribió lo siguiente:

“Estimados Señores: les comento que retiré las tejas y coloqué plástico calibre 6 y sembré el tomate pero veo que florece muy poco a diferencia del que tengo al aire libre. Este tomate de invernadero crece mucho?. Es normal poca floración?. Que le puede hacer falta o sobrar? Les agradezco sus consejos”.

 

Nueva respuesta de T. P. AGRO:

Cuando usted nos envió el e-mail anterior consultando si puede sembrar tomate en ese galpón, nuestra respuesta fue: “Solo puedo expresarle un NO Rotundo. No lo haga porque perderá mucho dinero y tendrá muchos problemas”. Le contestamos a tiempo que NO LO HAGA, pero usted lo hizo. Lo lamentamos mucho”.

 

Con lo anterior reflejamos algo que es muy común: la tendencia a la improvisación que induce a las personas a preferir perder dinero en pésimas cosechas que invertir en hacer las cosas bien para ganar dinero de manera segura.

 

Otros aspectos que juegan papel importante en la sanidad y consecuentemente en la productividad son:

  • Diagnóstico (suelo, agua, clima) que de manera muy generalizada no se realiza, razón por la cual carecen de un programa serio y estructurado de fertilización y riego o de fertirrigación.

  • Las técnicas de siembra y trasplante. Aun se emplean métodos obsoletos en la mayoría de  cultivos.

  • Los métodos de tutoreo. Se usan variadas formas de guiar las plantas en sentido vertical, pero  muchas de ellas riñen con los principios elementales de sanidad vegetal. 

Y en ese orden de ideas, las prácticas culturales que deberían practicarse de manera sistemática, no están siendo aplicadas  en general a los cultivos de tomate. Como consecuencia de ello, los resultados en productividad son bajos en la mayoría de los países de América Latina. En esa materia, solamente Costa Rica y Chile han evolucionado en los últimos 50 años y de rendimientos inferiores a 20 t/ha han llegado en 2010 a promedios entre 65 y 69 t/ha. Los demás países se han estancado, pese a los magistrales desarrollos científicos en esta materia.

 

Véase el siguiente gráfico:

 

CLIC AQUÍ PARA VER IMAGEN MÁS GRANDE

 

Obsérvese en este gráfico que hace 50 años Estados Unidos, Costa Rica y Chile producían más o menos lo mismo que los demás países, pero incorporaron conocimiento y ahora producen entre 65 y 81 t/ha. Los otros países siguen produciendo muy poco más que hace 50 años. Colombia 33,7 t/ha (Atraso tecnológico).

 

En el Capítulo Maíz que circuló el mes anterior, decíamos que “uno de los principales problemas parte de que los agricultores aplican conocimientos tradicionales básicos. Generalmente no se hace planeación de cultivos, ni se realizan análisis, interpretación, diagnóstico, enmiendas, etc. que son fundamentales. Se improvisa casi siempre, desde la preparación de los suelos y el reciclaje de semillas sin ninguna selección, hasta los procesos de cosecha y postcosecha, sin programas definidos de fertilización, lo que deriva en escasa productividad que genera ingresos mínimos o pérdidas.

 

Conocimientos tan extremadamente elementales conducen a cultivos sin sistema de riego o mal manejados; errónea selección  de semillas, manejo de arvenses con herramientas inapropiadas, alta inversión en insumos incorrectamente escogidos y prácticas obsoletas que encarecen los productos cosechados.

 

Otro factor que incide en los resultados negativos es el “paradigma de la superficie” que está muy arraigado en la cultura del productor. Por esta razón, para tomar la decisión de siembra lo hace en función de la superficie que determina destinar al cultivo y no en función de las toneladas que requiere para satisfacer el mercado. Como consecuencia de ello, pierde la oportunidad de escoger la alternativa tecnológica apropiada. Cuando decide cultivar una especie, determina cuántas hectáreas sembrar sin más consideraciones. No hace lo correcto: comenzar por las toneladas que demanda su mercado y de ahí establecer la tecnología a emplear para decidir la que ofrezca mejor relación Costo/Beneficio”.

 

Las causas de la problemática anteriormente planteada, tanto en el cultivo de Tomate como en el de maíz, son, entre otras las siguientes:

  • La falta de capacitación y actualización en el manejo de tecnologías agrícolas.

  • Falta de un programa estructural sobre producción certificada y transformación para mercados externos.

  • Escaso presupuesto de los entes públicos para el acompañamiento técnico, a fondo y en serio, de los emprendimientos locales.

  • Falta de concientización a los agricultores sobre las exigencias de los mercados y de manejo de las Buenas Prácticas Agrícolas.

  • Poco acceso a los sistemas y tecnologías que contribuyan a dinamizar sus prácticas culturales, sus sistemas de producción, de calidad e inocuidad final de sus productos.

  • Son escasos los agricultores que llevan registros y los que se encuentran en algún proceso de certificación.

  

ANÁLISIS GENERAL

 

De acuerdo con FAO 2010 (la estadística más reciente), COLOMBIA produce 33,7 t/ha de TOMATE, ESTADOS UNIDOS 81,0 t/ha, COSTA RICA 69,0 t/ha; CHILE 65,2 t/ha.

 

 

Entre los departamentos colombianos también existen notables diferencias de productividad. Según la Estadística Nacional Agropecuaria ENA del DANE, mientras Boyacá rinde 64,5 t/ha; Huila 47,6; Santander 31,4; Risaralda 27,4; Antioquia 26,1; Cundinamarca 23,0. Véase gráfico:

 

 

El estudio de T. P. AGRO www.tpagro.com establece que COLOMBIA obtiene 546.850 t de Tomate en 16.227 h; mientras que, con sus rendimientos medios, ESTADOS UNIDOS cosecha igual cantidad en 6.750 ha y COSTA RICA cosecha ese volumen en  7.900 ha.

 

Para cosechar 100 t de Tomate, ESTADOS UNIDOS EMPLEA solo 1,2 ha, COLOMBIA requiere de 3 ha, (Huella Ecológica). Vea Gráfico:

 

 

Cada tonelada de Tomate en COLOMBIA se cosecha empleando en promedio 36m3 de AGUA, ESTADOS UNIDOS, COSTA RICA y CHILE utilizan entre 9 y 13m3 (Huella Hídrica). Vea Imagen a continuación:

 

 

REPERCUSIONES AMBIENTALES

REPERCUSIONES SOCIALES

REPERCUSIONES ECONÓMICAS

 

¿Que se necesita?

 

Para mejorar los rendimientos se requiere cambiar el paradigma de la superficie y planificar los cultivos con:

 

  1.- Diagnostico, que implica análisis de suelos, aguas y clima. 

 

  2.- Enmiendas de suelo y agua.

 

  3.-  Estudio Técnico, Diseño y Planos detallados para la construcción del Invernadero.

 

  4.-  Construcción del invernadero con interventoría y verificación de que cumple con las

        especificaciones técnicas. técnicas.

 

  5.-  Selección del plástico para cubierta y cortinas.

 

  6.  Sistemas de Riego y drenaje

 

  7.- Rotación de cultivos.

 

  8.- Asociación del cultivo (Alelopatía).

 

  9.- Selección de las semillas apropiadas para el mercado y las condiciones de clima y suelo.

 

10.- Buenas técnicas de Siembra. Semillero elevado con Bandejas de Germinación, Turba y Riego

       por nebulización

 

11.- Buena técnica de trasplante.

 

12-.  Densidad (Respeto absoluto por el espacio requerido por las plantas de acuerdo al clima).

 

13.-  Instrumentos de medición y control (Estación meteorológica o Termohigrómetro, peachímetro,

        Pluviómetro).

 

14.- Correctas técnicas de tutoreo y el uso de Anillos y cintas adecuadas para este propósito.

 

15.- Concepto claro de la práctica del RALEO o castrado de frutos.

 

16.- Maquinaria y herramienta apropiada.

 

17.- Buenas Prácticas Agrícolas BPA, 

 

18.- Insumos de alta calidad acordes con el diagnóstico y el plan de fertilización.

 

19.- Manejo  integral de plagas y Enfermedades MIPE.

 

20.- Manejo correcto y puntual de los registros.

 

Como obtener alta productividad en cultivos de invernadero

 

 

Este punto enfoca la importancia del estudio previo de ambientación climática cuando se trata de invernaderos de ambientación climática natural. Asimismo hace énfasis en que la  cultura de manejo  de acuerdo al  Paquete Tecnológico del Cultivo es decisiva en los resultados de la plantación.

 

Invernadero es un espacio con el microclima apropiado para el óptimo desarrollo de  una plantación específica, por lo tanto, partiendo del estudio técnico de ambientación climática, deben obtenerse en él, la temperatura, humedad relativa y ventilación apropiadas que permitan alcanzar alta productividad, a bajo costo, en menos tiempo, sin daño ambiental, protegiéndose de las lluvias, el granizo, las heladas, los insectos o los excesos de viento que pudieran perjudicar un cultivo.

 

Es muy común que se improvisen invernaderos, razón por la cual en algunos países existe una composición muy heterogénea de productividad por planta o por metro cuadrado y de utilización de agroquímicos.

 

En algunos lugares puede encontrarse productores que obtienen entre 6 y 12 kilos por planta y a poca distancia de ellos otros que producen entre 13 y 22 kilos por planta, pero también otros que solo producen entre 2 y 5 kilos por planta, sembrando las mismas semillas.

 

Hay un axioma que es digno de tenerse en cuenta, el que menos produce incurre en mas costos, porque es inversamente proporcional la productividad con los requerimientos de insumos para manejar el cultivo.

 

Cuando una planta no es productiva es porque ha tenido problemas de exceso o falta de humedad, de exceso o falta de temperatura, de exceso o falta de ventilación, de exceso o falta de luminosidad, es decir ha tenido problemas derivados de las siguientes razones:

 

1.- Diseño del invernadero.

2.- Construcción del invernadero.

3.- Manejo de la plantación.

 

 

Diseño del invernadero.

 

Si se tiene en cuenta que las plantas son seres vivos, mal pudiera dejarse a la improvisación un aspecto tan clave como es el microclima que requieren para su desarrollo. Si en el espacio cerrado no se crea un microclima favorable al desarrollo de las plantas, por supuesto que la productividad se reduce.

Las plantas tienen unos rangos de temperaturas y humedad relativa dentro de los cuales producen eficientemente. Por debajo o por encima del rango establecido, ellas se estresan y su productividad declina. Existen también los niveles de tolerancia a partir de los cuales se detiene o acelera el proceso fotosintético.

 

 Estos factores tan claves no son a menudo tenidos en cuenta por quienes hacen sus invernaderos y se encuentran algunos que, por falta de un adecuado diseño, construyeron de cualquier forma y por eso tienen niveles de humedad relativa altísimos que contribuyen al desarrollo de plagas y enfermedades, lo cual induce a aplicar agroquímicos, elevando los costos de operación y reduciendo la calidad de los frutos. Adicionalmente, el exceso de humedad bloquea la polinización y estos productores pierden gran parte de la cosecha debido a que, por esa razón, las flores no se transforman en frutos o se producen malformaciones en los mismos que los convierten en rechazo.

 

Otros aspectos importantísimos en un invernadero, que son frecuentemente ignorados debido a la improvisación, están relacionados con el viento:

 

En un invernadero de ambientación climática natural, el único motor que cumple la función de regulador de temperaturas y humedad relativa es el viento. Este, a la vez que cumple una función vital en la polinización, expulsa los excedentes de humedad y reduce los excesos de temperatura. Igualmente actúa para favorecer el intercambio y renovación de la masa gaseosa producto de la evapotranspiración de los cultivos.

 

Eso explica que en su diseño tienen que considerarse la altura del invernadero y las dimensiones de las aperturas cenitales para que exista, en ese espacio, el volumen de aire requerido y se produzca la renovación necesaria.

 

 

Construcción del invernadero.

 

En la construcción también se incurre frecuentemente en diversos errores que pudieran ser evitados con estudio, diseño y planos.

 

Los traslapes son en ocasiones muy cortos y quedan espacios que permiten filtraciones de agua. Igual sucede con los canales que no tienen la cavidad correcta o la extensión adecuada. Valga decir que los principales problemas que confronta una plantación se derivan del exceso de humedad. La humedad debe ser absolutamente controlada.

 

Manejo de la plantación.

 

Graves problemas de plagas, enfermedades, alta humedad y altísimas temperaturas se producen debido a errores en la densidad de siembra que son muy comunes en nuestro medio.

 

 

Algunas personas piensan que sembrando más plantas que las recomendables, o que manejando dos ejes, obtienen más cosecha y se lanzan a la aventura de crear en el invernadero una selva por la que no se puede caminar para realizar las labores sin dañar flores, frutos y tallos, además de que generan un microclima inapropiado. En ese exceso de follaje se bloquea el paso de la luz que es el factor vital para la fotosíntesis, se hace barrera al viento limitando la polinización, aumentando la humedad y la temperatura, con lo cual lo que se consigue es bajar la productividad y aumentar los costos.

 

Los invernaderos pueden construirse de madera, con caña guadua o Guadua, mixtos o metálicos y cumplen la función de crear un microclima perfectamente controlable que permita mantener la temperatura y humedad relativa más apropiadas para el proceso fotosintético de un cultivo específico, reduciendo los riesgos y los costos globales, aprovechando mejor los espacios, incrementando la productividad y mejorando la calidad de los productos.

 

 

 En síntesis, la recomendación es la de hacer, para cada caso, un estudio previo de ambientación climática que permita obtener buenos resultados tanto en el campo económico como en el aspecto ambiental y de la salud humana.

 

 

Estudios Técnicos de Ambientación climática, Diseño y Planos Detallados

para la Construcción de Invernaderos

La variable más importante para obtener buenos resultados agronómicos es el estudio técnico, del cual se derivan tanto la información precisa para construir, como las condiciones apropiadas para poder ejecutar de manera profesional las técnicas de manejo.

 

Construir un invernadero sin diseño es una improvisación de tal magnitud como emprender un vuelo sin carta de navegación. Los riesgos son tan grandes que pudieran ser catastróficos en la producción agrícola y por ende en los resultados económicos.

 

Como consecuencia de la falta de diseño se han cometido enormes errores de los cuales se han derivado problemas de sanidad vegetal que han costado grandes sumas de dinero en agroquímicos, problemas de altas temperaturas que han reducido en grandes proporciones la productividad y la calidad de los frutos, problemas de humedad relativa que han aumentado la presencia de hongos reduciendo la calidad y la productividad y aumentando los costos.

 

Esto se explica porque el invernadero debe ser un área protegida y controlada, establecida para evitar que la plantación se exponga a todos los factores que pudieran perjudicar sus resultados, tales como: 

 

EXCESO DE HUMEDAD RELATIVA

De no ser controlada la ventilación desde el diseño, el área queda muy  vulnerable a que se incremente la humedad relativa y por tanto a que se desarrollen plagas y enfermedades que pondrían en peligro la producción e incrementarían de modo sustantivo los costos de operación por la aplicación de agroquímicos para enfrentarlas. 

Las esporas de la mayoría de los patógenos germinan a más de 90% de humedad relativa, lo que quiere decir que si una plantación es controlada eficientemente para que la humedad ambiente esté por debajo de este porcentaje el éxito está prácticamente asegurado. En sentido contrario un  diseño que no considere y resuelva este aspecto o un descuido en el manejo serían supremamente costoso para el productor tanto en la reducción de la productividad como en la calidad de los frutos y en el incremento de los costos de producción.

 

ALTAS O BAJAS TEMPERATURAS

La temperatura es determinante en los resultados agrícolas. La fotosíntesis se ve perjudicada o beneficiada según los rangos de temperatura que se suministren al área controlada y su aproximación o diferencia con las temperaturas óptimas para el desarrollo adecuado de las plantas protegidas.

El control de las temperaturas, aprovechando la velocidad y dirección del viento, contribuye a aumentar la productividad, a mejorar la calidad de los frutos y a reducir los riesgos y costos derivados de la utilización de agroquímicos.

 

LLUVIAS

Los potenciales ingresos de gotas o lluvia impulsada por el viento, deben ser controlados desde el diseño, ya que estos factores aumentan la humedad en el área con las consecuencias referidas en el párrafo referente a exceso de humedad relativa.

 

LUZ ULTRAVIOLETA

La utilización de plásticos con propiedades para bloquear el paso de la luz ultravioleta beneficia a las plantas porque evita que se filtre por el plástico el rango de luz UV que estresa a las plantas, que tiene efecto detrimente, y que contribuye a producir ennegrecimiento, quemazón y plagas. El plástico impide el paso de esta luz y consigue que se reflecte o se absorba.

Adicionalmente, el plástico consigue que la luz que ingresa al invernadero se difunda en ciertas proporciones, beneficiando la plantación al distribuir homogéneamente la luz en el espacio protegido.

 

VIENTO

El viento es uno de los factores más importantes en el diseño de un invernadero de ambientación climática natural.

 

En los invernaderos inteligentes, el balance térmico es logrado por equipos que reaccionan ante censores electrónicos y actúan permanentemente en la estabilización de temperaturas, humedad, etc.

 

En el caso de invernaderos sencillos, el balance térmico se logra aprovechando óptimamente la velocidad y la dirección de los vientos. En ambientación térmica natural,

El viento ejerce el papel de motor del invernadero y contribuye eficazmente a:

a.     Balancear las temperaturas.

b.    Reducir la humedad relativa.

c.     Polinizar las plantas.

d.    Oxigenar la plantación.

e.     La dirección del viento es determinante en función de varios aspectos:

f.      Protección de la estructura porque esta debe situarse en dirección que evite ser dañada por vientos extremos.

g.    Evitar que los gases acumulados en la parte superior circulen entre las plantas.

h.     La orientación del cultivo para la ventilación de las plantas y su consiguiente polinización.

 

AFIDOS  Y CHUPADORES

Desde el diseño se pueden prever los potenciales insectos que pudieran amenazar una plantación y concebir sistemas y métodos para prevenirlos, reducirlos o controlarlos. Este control, dependiendo del grado de incidencia,   del diseño y del manejo, de la temperatura,  la humedad  y el viento, pudiera hacerse con controles orgánicos o biológicos, contribuyendo a mejorar la calidad de los frutos y a reducir el impacto ambiental.

 

DIFERENCIAS DE LOS INVERNADEROS SEGUN EL CLIMA

Los invernaderos no pueden ser copias improvisadas de otros invernaderos sino el resultado de un estudio puntual del microclima existente, del microclima que debe proveerse a la plantación programada y de los diversos factores que intervienen en diferentes épocas del año en la zona en la que se implantará el mismo.

 

Aun en los casos en los que la construcción se haga en las mismas zonas, no se deben hacer copias exactas o clones ya que pueden  requerirse variaciones importantes en la estructura para conseguir los resultados agronómicos deseados.

 

A  manera de ejemplo y solo para ilustrar de manera global la diferencia de diseño que existe entre  invernaderos para tomate en clima frío y en clima caliente presentamos las   animaciones que se aprecian arriba y abajo de esta nota.

Es importante tener en cuenta que la altura, las ventanas cenitales y el ancho de las naves juega un papel decisivo, por lo tanto todo nuevo invernadero debe ser objeto de un estudio particular de ambientación climática.

 

REQUISITOS PARA DISEÑO DE INVERNADEROS

Para realizar un diseño es indispensable partir de los siguientes datos fundamentales:

 

AGUA: PH y Conductividad

SUELO: PH y Análisis físico-químico.

TEMPERATURA: Máxima y mínima de la zona en un periodo aproximado a un año o más

HUMEDAD RELATIVA: Máxima y mínima de la zona en un periodo aproximado a un año o más

VELOCIDAD DEL VIENTO: Máxima y mínima de la zona en un periodo aproximado a un año o más

PLUVIOSIDAD: Máxima y mínima de la zona en un periodo aproximado a un año o más

DIRECCION Y VELOCIDAD DEL VIENTO: Dirección del Viento Predominante de la zona.Velocidad del viento en  Km/hora

 

CULTIVO: Requerimientos climáticos.

 

 

Selección del plástico para cubierta y cortinas.

 

PLÁSTICOS PARA CONSTRUIR INVERNADEROS

¿CUALES SON LOS ADECUADOS?

 

Es muy importante. Mejor dicho, es vital hacer una buena selección del plástico para lograr los resultados deseados y reducir los riesgos de la inversión, no solamente en el material, sino también en toda la plantación.

 

Los avances tecnológicos de los últimos años, permiten disponer de una amplia gama de opciones de protección para los cultivos en diferentes tipos de películas plásticas.                                        

 

Desde el sistema que se emplea para extruir el material, hasta la fotoselectividad para evitar o reducir la presencia de patógenos, existe un amplio abanico para escoger el plástico más adecuado al caso particular de cada plantación.

 

El estudio técnico de ambientación climática natural incluye la selección de las características que deben reunir los plásticos.

 

Los materiales requeridos en un invernadero específico se definen por gama de variables entre las cuales podemos mencionar las siguientes:

 

Sistema de fabricación

 

Monocapa

 

Coextruidas

 

Estabilizantes

 

Níquel: los cuales le dan apariencia Amarillo verdoso;

 

Halls: Los cuales tienen apariencia blanca trasparente.

 

Duración

 

Resistencia al rasgado

 

Resistencia al envejecimiento

 

Campañas agrícolas que cumple. Tiempo de vida útil del plástico.

 

Propiedades "coestabilizantes" (resistencia a la acción de pesticidas e insecticidas).

  

Luminosidad

 

Transmisión global de luz visible,

 

Difusión de luz (eliminación o reducción de sombras)

 

Antiadherencia al polvo. Algunas referencias de plásticos tienen la propiedad de tener menos energía estática que los demás.

 

Estos plásticos cumplen la función de reducir la atracción a las partículas de polvo, contribuyendo a permitir mayor luminosidad durante su vida útil.

 

Fotoselectividad. Algunos plásticos, tienen la propiedad de filtrar rangos específicos de la luz solar y evitar que a las plantas lleguen frecuencias que estimulan la germinación de esporas de algunos patógenos. Esta característica lograda por la incorporación de algunos aditivos aporta efectivamente en la Sanidad vegetal.

 

Bajo los mismos principios de la fotoselectividad, los productores de plásticos para invernaderos ofrecen plásticos con propiedades Antivirus y Antiáfidos.

 

Antigoteo. Esta característica es muy importante para evitar que las gotas que se forman en la cubierta por la condensación, se precipiten sobre las plantas, ya que este exceso de humedad influye en la germinación de hongos que pueden propagarse en toda la plantación.

 

En cada país existen buenos proveedores de plásticos pero asesórese bien para que optimice este recurso que es clave en los resultados de su cultivo.

 

 

PRODUCTIVIDAD EN EL CULTIVO DE TOMATE (Jitomate)

 

Las posibilidades de incrementar la productividad en el cultivo de Pimentón son muy altas si se tiene en cuenta que los productores de América Latina aun no han aprendido lo necesario para alcanzar todo el potencial productivo de sus plantaciones.

 

Obviamente, el costo por unidad de producción (Kilos, Toneladas, Quintales, etc.) es menor para los que obtienen mayor productividad.  Desde el punto de vista ambiental, con mayor productividad se consigue la misma cantidad empleando menor superficie. Ejemplo: Para producir 100 toneladas de Pimentón en España se destina solo 2 hectáreas, en Colombia, por ejemplo,  se requieren 8,4 hectáreas.

 

 

PLANEACION Y PUESTA EN MARCHA DEL CULTIVO.-

 

La temperatura del aire es el principal componente del ambiente que influye en el

crecimiento vegetativo, desarrollo de racimos florales, el cuaje de frutos, desarrollo de

frutos, maduración de los frutos y la calidad de los frutos.

 

CONDICIONES.-

Clima.-

Temperatura:

28 - 30º C durante el día y 15 - 18º C durante la noche

 

 

Temperaturas de más de 35º C y menos de 10º C durante la floración provocan caída de flor y limitan el cuajado de los frutos, aunque puede haber semillas con mayor resistencia a temperaturas mayores o menores, ya que las casas productoras de semillas, constantemente mejoran estos aspectos a nivel genético, por lo que hoy en día existen variedades que cuajan perfectamente a temperaturas altas.

 

Humedad Relativa:

La humedad relativa óptima para el cultivo de tomate oscila entre 65 - 70 %;

 

Dentro de este rango se favorece el desarrollo normal de la polinización, garantizando así una buena producción

 

Suelo.- El pH del suelo debe estar en un rango de 6.0 - 6.5, para tener el mejor aprovechamiento de los fertilizantes que se apliquen.

           

Este gráfico de Infoagro ilustra claramente la importancia de conocer el pH del suelo para hacerle las enmiendas que sean necesarias para que la fertilización aplicada sí cumpla su función en el sistema radicular.      

        

 

En ese sentido se requieren enmiendas que pueden estar alineadas con rotaciones.

.

Rotaciones:

Sembrar frijol de ciclo muy corto (cuarentón o vicia), como rotadores e incorporarlos al suelo cada 30 o 40 días mientras se dispone de buena cantidad de materia orgánica descompuesta, compost y/o humus.

 

 

IMPLEMENTACION DEL CULTIVO

 

GERMINACIÓN Y DESARROLLO INICIAL.-

 

Microtúnel.-

El Microtúnel para germinación puede de ser de 6, 8 o 10 metros de largo por 1,2 metros de ancho y de 0,60 m de altura, sobre un mesón que debe tener al menos 1,5 metros más de largo a cada lado (total 3 metros más). Este mesón puede ser de madera, guadua o metálico.

 

Sobre este mesón se instala un Microtúnel de 1,2 metros de ancho, con arcos a distancia de 1 metro cada uno y empleando plástico calibre 6 de 2 metros de ancho, del mismo  que se usa para invernaderos.

 

Para instalar el mesón es indispensable tener en cuenta que el largo debe ir en el sentido de la dirección del viento predominante.

 

 

Termohigrómetro.-

 

Dentro del Microtúnel debe instalarse un tertmohigrómetro que indica Temperatura y humedad relativa, máximas y mínimas.  Los datos suministrados por este instrumento deben registrarse en la hoja de control climático,  tres veces al día, aproximadamente en la mañana (6 a.m.), medio día (12 m.) y tarde (6 p.m.).

 

(Formulario en Carpeta: “Registros” adjunta)

 

Sistema de Riego de la germinación.-

El sistema de riego para germinar es por nebulización. Se instalan varillitas de hierro de 0,50 m ancladas a la base del mesón para que los nebilizadores queden a 0,50 m de altura y la humectación del sustrato se produzca de manera pareja.

 

 

Los nebulizadores deben quedar a 1 m de distancia el uno del otro.

 

Solo debe regarse con las cortinas totalmente abiertas para evitar encharcamiento.                    

 

El tiempo de riego debe calcularse desde la primera y segunda vez, consiguiendo que la turba quede totalmente húmeda pero sin exceso.

 

 

Bandejas.-

Deben emplearse bandejas de 128 alvéolos. A las cuales se llena con turba canadiense grado “A” previamente humedecida (no mojada sino humedecida de modo que el viento no levante partículas de la turba).

 

 

Estas bandejas tienen medidas estándar de 0,55 x 0,29 m. lo que significa que la capacidad de bandejas por Microtúnel es la siguiente:

 

Microtúnel de 6 metros: 46 bandejas =  5.888 semillas

Microtúnel de 8 metros: 60 bandejas =  7.680 semillas

Microtúnel de 6 metros: 75 bandejas =  9.600 semillas

 

Turba.-

 

Para llenar las bandejas, el sustrato que hemos empleado satisfactoriamente es la turba canadiense grado “A”.

 

La foto no tiene el propósito de sugerir o indica una marca, sino el de significar que este material se consigue en sacos, generalmente de 28 o de 30 kilos. Cada kilo, hemos  calculado que llena 3 bandejas. Es decir que un saco de 28 kilos llena 84 bandejas de germinación aproximadamente.

 

 

Semilla.-

Para planificar la siembra es necesario hacer la búsqueda de las opciones de semillas existentes en el mercado.

 

En primer término es necesario tener en cuenta las variedades que requiere el mercado al que se va a abastecer. Teniendo esto definido, es necesario concretar con una casa proveedora de semillas los requerimientos, con un plan, para que sea seguro que se tenga la semilla en las épocas que se va a sembrar.

 

Criterios de selección.-

Dentro de las clasificaciones, es conveniente escoger el material que ha sido probado en climas similares, con registros de calidad y rendimientos altos. Nosotros no sugerimos o recomendamos ninguna marca. Nuestra sugerencia es que se busque el mejor material, certificado, probado para la temperatura y las características que requiere el mercado para el que está orientada la plantación.

 

 

Siembra.-

Encima de la tuba húmeda, en el centro de cada alvéolo, se debe colocar una semilla. Existen en el mercado sembradoras con un sistema de succión que permiten colocar simultáneamente las 128 semillas en la bandeja con turba húmeda.

 

Una vez colocadas todas las semillas en la bandeja, se espolvorea turba seca abundantemente de modo que todas las semillas queden cubiertas. La idea es que las semillas siempre estén cubiertas pero que no queden profundas. Una de las razones por las que el riego debe ser nebulizado es para evitar que las semillas se hundan en la turba.

 

PROCESO DE GERMINACIÓN.-

Manejo de la Estación Germinadora.-

La estación germinadora debe mantenerse abierta el máximo tiempo que sea posible y cerrarse solamente cuando llueve, cuando hace viento muy fuerte y al final de las tardes para que pase toda la noche cubierta. (Abrirla lo más temprano posible si el clima no es muy frio). Ideal sería poder abrirlo a las 6 am, antes de que comience a hacer calor.

 

REGISTROS.-

Manejar registros es indispensable. Las Buenas Prácticas Agrícolas BPA establecen los registros como columna vertebral del sistema.  En la etapa de germinación y desarrollo inicial es importante efectuar los siguientes registros:

· Temperatura y humedad relativa (realizar gráfico. Ayuda en toma decisiones)

· % de germinación (plantas germinadas/semillas sembradas)

· % de Plántulas en buen estado para trasplante (Plántulas buenas/semillas sembradas)

· % de plántulas trasplantadas (Plántulas trasplantadas/semillas sembradas)

· Altura de las plantas listas para trasplante (milímetros desde nivel del sustrato)

· Criterio de vigor y sanidad. (Opinión técnica: color, desarrollo de hojas, tallo, etc.)

 

INSTALACIÓN DE BUENOS SISTEMAS DE DRENAJE.-

El pimiento es una planta muy sensible a los encharcamientos o falta de drenaje, produciendo asfixia en zonas compactadas.

 

Se deben hacer drenajes muy eficientes que consigan evacuar en mínimo tiempo las aguas lluvias.

 

SISTEMA DE RIEGO.-

Se deben instalar dos líneas de cinta de goteo por cada surco (el surco comprende dos plantas en línea). La cinta de goteo puede ser de 20 cms o de 30 cms entre gotero y gotero.

 

El tiempo de riego debe calibrarse con las dos o tres primeras veces que se riegue para determinar cuánto es necesario para que queden bien formados bulbos en la tierra              que abarquen  las raíces, no los tallos, evitando encharcamientos o excesos de humedad. Cuanto más correcto sea este proceso, mejor será la sanidad vegetal.

 

PROCESO DE RIEGO

No exceder el riego y menos en época de bajas temperaturas ya que eso provoca contagios de

phityum, phytóptora y rizoctonia aparte de impedir que el sistema radicular profundice.

 

En la misma medida que la planta va creciendo, crecen también sus demandas hídricas y se debe ir adaptando la secuencia y duración del riego teniendo en cuenta las temperaturas alcanzadas y a la humedad relativa del medio.

 

 

ACOLCHAMIENTO DE SUELOS.-

Se debe instalar plástico para acolchamiento de suelos calibre 1,5  (37 micrones), preferible Plata/Plata o Blanco/Negro para aprovechar al máximo la reflexión de luz. Este tipo de  plástico permite que la planta reciba fertilidad lumínica también por el reverso de las hojas, gracias a la reflexión, lo cual contribuye al buen desarrollo de la planta y a la precocidad de la cosecha.

El plástico de acolchamiento de suelos beneficia el cultivo por varias razones:

.- Efectivo control de la vegetación espontánea (Maleza).

.- Mantenimiento de la humedad conservando la estructura del suelo.

.- Reduce la evaporación tanto del agua como de nutrientes.

.- Reflexión de luz para beneficiar la fotosíntesis.

.- Reducción de la mosca blanca y áfidos en general.

.- Reducción de los costos por mano de obra, herbicidas e insecticidas.

.- Reducción de los costos de agua y fertilizantes.

.- Precocidad de la cosecha, para aprovechar ventanas de oportunidad.

.- Calidad de los frutos.

.- Protección de los frutos.

.- Incremento de la productividad.

.- Bajo costo. (Excelente relación costo-beneficio)

 

 

MARCO DE PLANTACIÓN.-

Cálculo de la densidad de siembra.-

En el clima en el que se instalará en cultivo el máximo de plantas recomendable para disponer de un microclima apropiado es de  2,2 a 2,4 plantas/m2 (Máximo). Si se siembran más plantas no gozará de mayor cosecha. Lo que sucederá, con toda seguridad es que las plantas no disfruten de un buen clima (poca ventilación, alta temperatura, exceso de humedad, etc.) que se manifestará en enfermedades y, como consecuencia de su debilidad, en plagas.

                       

Técnicas de trazado.-

Las plantas pueden establecerse en forma cruzada para mejorar la ventilación. En los planos, previamente preparados en el proceso de planificación del cultivo, deben encontrarse las distribuciones recomendables.

 

 

ASOCIACION DE CULTIVOS.-

Alelopatía

- Albahaca, Borraja, Cebolla.

Se deben sembrar plantas de albahaca,  Borraja, Cebolla, a lo largo de los surcos en los que se ha sembrado el pimentón. (asociación de cultivos).

Combinar adecuadamente los cultivos repercute en cosechas sanas y abundantes.

 

TRASPLANTE.-

Preparación del suelo.- (fertilización de fondo)

50 Kg/1000 m2 de un abono complejo tipo 12-12-17, libre de cloro, y agregar potasa

en forma de sulfato. Incorporarlo al suelo varios días antes del trasplante.

 

Traslado de las bandejas.-

Las bandejas deben ser trasladas al campo con mucho cuidado para evitar que entren en contacto con cuerpos contaminantes. Nunca deben colocarse sobre el suelo sin protección. Lo recomendable es llevar una superficie plástica bien desinfectada con agua hirviendo para aislar las raíces del suelo.

 

Ahoyamiento.-

Antes de trasplantar se preparan todos los huecos a donde se van a trasplantar los plantines.

Los huecos pueden ser hechos con un tronco grueso con punta o con un ahoyador mecánico y deben tener mayor diámetro que el alvéolo donde se desarrolló el plantín y ser ligeramente más profundo para que al colocar el plantín quepa perfectamente sin causarle molestias y se le pueda echar un poco de tierra, previamente desinfectada,  para completar el área.

 

Método de trasplante.-

Para retirar el plantín de la bandeja, debe empujarse con un dedo por debajo del alvéolo correspondiente hasta conseguir que asome parte del sustrato (pan de tierra).  Una vez se haya despegado el pan de tierra de las paredes de la bandeja se toma el plantín de su tallo,  suavemente,  y se extrae del alvéolo, se lleva inmediatamente al hueco determinado, se coloca suavemente y se le agrega un poco de tierra previamente desinfectada.

 

 

ESTRATEGIAS PARA REDUCIR PLAGAS Y ENFERMEDADES

 

Trofobiosis.-

La Trobobiosis es una teoría de Francis Chaboussou sobre la resistencia de las plantas a las

PLAGAS. Esta teoría establece que las plantas sanas son capaces de resistir el ataque de diferentes organismos nocivos, esta resistencia está relacionada con la síntesis de proteina por la planta que puede ser alterada por el efecto directo de los plaguicidas o por una nutrición desbalanceada del cultivo.

 

En esencia, la Trofobiosis establece que las plantas que están en equilibrio nutricional y climático no son propensas a plagas.

 

Control de Temperatura y humedad (Formulario en Carpeta: “Registros” adjunta)

 

 

REGISTROS.-  (Formularios en Carpeta: “Registros” adjunta)

Informe semanal

Historial del lote

Registro de Producción

Registro de Insumos

                       

 

PRACTICAS CULTURALES

Tutoreo.-

Se usa comúnmente, en algunos países de la región, el sistema de alambre superior a lo largo del surco y amarrar con cordón para tutoreo (rafia) cada una de las ramas. No es lo más recomendable porque en las labores de amarre, se ocasionan daños a los tallos, hojas, flores y frutos.

 

 

También se emplea, especialmente en Colombia, una tela terlenka que, desde el alambre superior amarra cada una de las ramas. Es un sistema MUY MALO porque la tela atrapa humedad y contribuye a  la propagación de enfermedades.

 

La mejor forma, por sanidad, es el tutoreo con anillos. Este sistema permite que una rafia o cuerda descienda en forma vertical de un alambre tutor horizontal que recorre el surco y sea atrapada por la bisagra del anillo de tutoreo al momento de cerrarlo abarcando el tallo de la planta.

 

 

 

Deschuponado

Cualquiera que sea el tipo de poda, siempre se deben eliminar todos los brotes que emergen del tallo principal por debajo de la cruz.

 

Tallos principales con brotes eliminados.-

El tipo que se hace hoy en día es el de podar los primeros tallos secundarios por encima de la cruz eliminando la primera flor de la misma cruz para favorecer los tallos principales. Así se dispone de más ventilación y separación de frutos. A partir de ahí no se poda nada más.

 

Concepto claro de la práctica del RALEO o castrado de frutos.

Una práctica que se ha hecho común en algunos países es la del raleo sistemático, es decir que se le eliminan la mayoría de frutos en formación y dejan solamente 4 o 5 frutos con la idea de que de esa manera se estimula el crecimiento de los pocos que se dejan. Es una práctica totalmente equivocada. Las semillas están concebidas para que todas las flores sean potencialmente frutos completos.

 

El racimo que presentamos arriba, no es un dibujo. Es la foto, recortada, de un racimo obtenido en un invernadero. A continuación la foto completa:

 

CONCLUSIONES

 

Repetimos, por su importancia, las conclusiones del capítulo MAIZ, perfectamente apropiadas para todas las especies agrícolas.

 

La PRODUCTIVIDAD (así con mayúscula y negrilla) es indispensable no solamente para participar en los mercados internacionales de alimentos sino también para evitar o reducir la importación de los mismos.

 

La Productividad, en su verdadera esencia, poco se conoce y a menudo es confundida con “producción”, pero Productividad realmente es el pilar de la competitividad que va alineada también con calidad, infraestructura,  recursos humanos, tecnológicos y económicos, etc.

 

“Teniendo a la Productividad en la cúspide de la pirámide se puede participar en el mercado internacional con una agroindustria competitiva que sea agente activo, partícipe siempre, más allá de las simples y esporádicas ventanas de oportunidad”.

 

Es necesario implementar políticas de difusión, actualización tecnológica y sensibilización que permitan conocer los avances que han revolucionado el sector, “Cambiando los viejos paradigmas de la producción por los modernos paradigmas de la Agro-Eco Eficiencia”.

 

 

 

Para proyectos de sector público o privado

 

Somos un grupo consultor multidisciplinario totalmente orientado a la

AGRO-ECO EFICIENCIA

Eficiencia en términos Ambientales, Sociales y Económicos.

 

 

 

Más Artículos                                                                                                       

 

CRISIS ALIMENTARIA

¿Se está haciendo lo correcto en América Latina?

 

Desde 1996 Naciones Unidas había prendido las alertas a través de la Organización para la Agricultura y la Alimentación FAO, anunciando que desde1995 comenzó a crecer la brecha  demanda-oferta de cereales y proyectó para 2020 la demanda de 3.400 millones de toneladas con una oferta de apenas 2.700...

 
 

 

ENVÍENOS SUS PREGUNTAS

› Nombre:

Ciudad:

País:

Teléfono:

E-mail:

Mensaje:

 

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

E-MAIL

 
 

 

 
     
 

 
 

Tecnología para el Agro y Soluciones Agropecuarias T. P. AGRO Colombia
CONTÁCTENOS

Teléfonos desde Colombia: 324 1574 (Pereira) - 313 381 1612

Teléfonos desde otro país: (57 6) 324 1574 - (57) 313 381 1612

Tecnología para el Agro y Soluciones Agropecuarias T. P. AGRO Ecuador

María Antonieta Reyes De Luca

CONTÁCTENOS

Teléfonos: Desde Ecuador: 600 3727 (Guayaquil) - Celular: 099 450 4402
Desde otro país: (593 4) 600 3727 - Celular: (593) 99 450 4402

 

:: Mapa del sitio ::

 

 

PIXELART

:: DESARROLLADO POR ::

www.agenciapixelart.com